¿Qué es un azulejo rectificado?

12Feb
0
¿Qué es un azulejo rectificado?

Hoy os venimos a hablar de un tipo de azulejo que tiene sus seguidores incondicionales, pero también aquellos que lo descartan nada más oír hablar de él. Nos referimos al azulejo rectificado.

Seguro que así, de primeras no sabes a qué nos estamos refiriendo, pero si hace poco has cambiado los azulejos de baños o cocina, habrás oído hablar de ellos. Si nos fijamos en algunos baños o cocinas, podremos distinguir cómo en unos los azulejos para uno grande, en el que las juntas, prácticamente son invisibles, y otros en los que las juntas se ven a simple vista y que, además, nos muestran el tamaño más pequeño de cada una de las piezas que forman el conjunto final. Bien, los primeros serían los azulejos rectificados.

Ahora os vamos a explicar qué ventajas nos puede ofrecer y, por el contrario, los inconvenientes que nos encontramos en este tipo de azulejos.

Los materiales rectificados son aquellos que tienen el canto cortado en ángulo de 90 grados, es decir, el canto está recto, perfectamente cortado para que un azulejo encaje con el otro sin ningún problema. Esto nos va a permitir que, a la hora de colocarlos en las paredes, las juntas sean invisibles y que, si echamos un vistazo general, la estancia nos parezca un único azulejo muy grande.

La gran diferencia con los azulejos tradicionales es la pérdida de ese borde curvo tan característico, pero, además, el tamaño también difiere en ambos. El azulejo rectificado se caracteriza por ser rectangular y por tener unas dimensiones mucho más grandes que las del azulejo de toda la vida.

Si nos referimos a colores y texturas, el rectificado, al igual que el azulejo clásico tiene muchas opciones. Todo tipo de colores para que puedas elegir el que más te guste. Y, si hablamos de texturas, tendremos azulejos lisos, con relieves, en mosaico… Todo lo que puedas imaginar.

Lo más importante a la hora de decantarnos entre un tipo de azulejo u otro es la colocación. Los azulejos rectificados exigen una mayor maestría quien vaya a ponernos el alicatado porque es mucho más difícil la colocación de un rectificado ya que tiene que ser perfecto al 100% porque cualquier desvío o imperfección se va a notar al instante y llevará al traste a la función principal del rectificado: la de dar unión a todo el conjunto de la estancia.

En resumen, el acabado que nos proporciona un azulejo rectificado es increíble, pero siempre y cuando nos lo coloquen bien. Si no quieres arriesgar, pero tampoco quieres que se noten en exceso las juntas, existen en la actualidad muchos tipos de azulejos no rectificados que nos aportarán esa sensación unitaria.

Para más información, no dudes en contactar con nosotros.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.