Cómo limpiar y cuidar el suelo cerámico

29Mar
0
Cómo limpiar y cuidar el suelo cerámico

La cerámica representa actualmente la solución más resistente, duradera y práctica para revestir el suelo y las paredes de tu casa. Se trata de un material que, además de aportar un toque de elegancia a tus estancias, se adapta a cualquier espacio. Se ha convertido en un elemento decorativo de gran valor estético, sobre todo para cocina y baño.

La buena noticia es que es muy fácil limpiar y mantener los suelos de cerámica, pero como todo, hay que seguir unas ciertas medidas para que se mantenga como el primer día el máximo tiempo posible. Por ese motivo, desde  Celestino Viejo queremos darte unos consejos muy útiles que te ayudarán a cuidar tu piso cerámico para que luzca impecable.

Limpieza tras obra

Al acabar la reforma es el momento ideal, ya que el espacio estará sin muebles y podrás usar los productos adecuados. Principalmente, lo que habrá que limpiar en este primer paso tras la obra serán los residuos del rejunte. Estos pueden quedar adheridos sobre la superficie del suelo, haciendo que el mismo quede con aspecto sucio. Deben realizarse en un máximo de 14 días después de la aplicación del rejunte.

Prevención para el suelo

Antes de entrar en la propia limpieza del suelo, podemos prevenir el desgaste del suelo de muchas maneras. Por ejemplo, evitando dar golpes fuertes encima de las baldosas para que éstas no se rompan. Podemos usar alfombras que protejan el suelo de las manchas y el desgaste del tiempo, ya que prolongan su vida y resistencia. Y como no todos son fan de las alfombras, algo obligatorio sí debería ser los protectores para muebles y para las patas de las sillas. Así se evita que la superficie del suelo se raye y se estropee.

Limpieza diaria

Quizás no sea necesario decirlo, pero habrá que empezar por limpiar el suelo de partículas de polvo o suciedad ya sea con una escoba o una aspiradora. Si la aspiradora es nueva, es probable que ya cuente con un accesorio específico para suelos cerámicos.

A la hora de fregar, la fregona sigue siendo lo más cómodo y rápido. Debe ser de cuerdas suaves para evitar arañazos, nada de rascar con acero. Los productos que recomendamos para la limpieza de suelos porcelánicos serán PH neutro, sin agentes químicos abrasivos. Estos podrían eliminar el brillo y esmalte del suelo dañándolo irreparablemente. También recomendamos evitar el uso de productos como aceites y cera en suelos de cerámica, ya que se formaría una película de grasa en el suelo que atraerá más a las manchas difíciles.

El enjuagado es un paso clave para que el suelo luzca como nuevo y no se muestre apagado. Se debe hacer con agua limpia y con la ayuda de una fregona. De este modo se eliminan los restos de suciedad y también la posible espuma o restos del limpiador empleado para eliminarla. Parece sencillo, pero es un error común dar un segundo fregado cuando lo que se necesita es un aclarado. También se recomienda no dejar el suelo mojado y que se seque solo. Si dispones de tiempo y ganas, secarlo con un paño seco sería ya buscar la perfección.

 

Si necesitas asesoramiento y quieres más consejos sobre cómo cuidar tus suelos de cerámica, ven a Celestino Viejo y estaremos encantados de atenderte presencialmente o a través de cualquier canal.

¿Quieres saber más?

Pregúntanos tus dudas y te responderemos encantados


 

Comparte!